miércoles, 30 de noviembre de 2016

Gea: La profecía








"Llegará el día en que la codicia del Yo-ne-gi, el hombre blanco, hará que los peces mueran en las corrientes de los ríos, que las aves caigan de los cielos, que las aguas ennegrezcan y los árboles ya no puedan tenerse en pie. Y la humanidad, como la conozco, dejará de existir.

Llegará un día en que la Tierra caiga enferma, pero cuando no queden apenas esperanzas, algunas personas despertarán de su letargo. Llegará un día en que muchas personas se levantarán para formar un mundo de respeto por el Gran Espíritu de la Tierra".

De la Profecía de Los Guerreros del Arco Iris
(Indios Cree/USA, siglo XIX)

domingo, 20 de noviembre de 2016

El Guerrero del Arco Iris












En Casablanca no les habían solucionado un problema en una de las lanchas neumáticas con las que cuenta el RW-III y que son imprescindibles en las acciones de GP (pueden estar en el agua en pocos minutos y actuar con olas de hasta tres metros y medio).

El sábado 12 de nov. un amigo que pertenece al grupo local de GP me había llamado por la mañana: "Si quieres conocer el RW tendrías que estar ya aquí, pero dí en el control del puerto que vienes a dejar suministros, porque no es hora de visita...de hecho zarpa en un par de horas para México".

Después de algunos problemas pude acceder al barco. Me encontré con una docena de personas de hasta nueve nacionalidades y lo que observé sobre su forma de organizarse a bordo me hizo sentir ganas de esconderme en algún rincón y aparecer ya en alta mar para que no tuvieran más remedio que aguantarme hasta la otra parte del charco. Una curiosidad en personas que disponen de conexión a Internet (se reparten los megas disponibles después de atender a la navegación y localización del barco) es el uso de tarjetas postales...creo que hacia años que no veía ninguna, por eso me llamó la atención que los tripulantes entregaran docenas a los compañeros de Las Palmas para que las enviaran por correo.

El ya mítico Peter Willcox, capitán del RW-III, lo era también del RW-I cuando los servicios secretos franceses lo hundieron en Australia, provocando además la muerte de una persona. Más tarde, como capitán del Arctic Sunrise, fue detenido por los rusos durante cuatro meses por las acciones de protesta por la extracción de petróleo en el Ártico.

Se fueron encantados con el trato recibido por ciudadanos y empresas suministradoras, así como con la empresa que si les solucionó el problema técnico. Poco después de las 13,30 h. el Guerrero del Arco Iris encendió motores, pero sólo hasta salir de puerto, porque en alta mar  su mástil de 55 metros le permite aprovechar a fondo el poder del viento.

"Llegará el día en que la codicia del hombre blanco hará que los peces mueran en las corrientes de los ríos, que las aves caigan de los cielos, que las aguas ennegrezcan y los árboles ya no pueden tenerse en pie. Y la humanidad, como la conozco, dejará de existir"
Profecía de Los Guerreros del Arco Iris (tribu de los Cree, siglo XIX)