martes, 10 de enero de 2017

Es buen chico, pero tiene esa cosaaa...

Mis hijos ya llevan una parte significativa de sus vidas en Cataluña. Pese a que sigo pensando que el hecho de que en el centro de Barna la gente se pueda entender en castellano (muchas veces en inglés) sin tener que aprender el catalán, es una ventaja y no un problema (puedo entender que un nacionalista opine lo contrario, desde luego), también veo normal que los chicos hayan decidido aprender el idioma propio del lugar en el que viven, y más teniendo en cuenta que si algo me parece incuestionable,  es precisamente el hecho de que terminamos siendo un poco del lugar en que vivimos.

Como a la hora de los viajes no lo tengo claro, porque mi relación con los aviones no es racional en absoluto (lo llaman fobia-tengo esa cosaaa, que diría M. Vieira)), de momento he decidido acompañarles en ese otro "viaje" y aprender algo de catalá. Hay algo que dicen por allí  "de mica en mica s'omple la pica i de gota en gota s'omple la bóta"/poco a poco se llena la pica y gota a gota se llena la cuba, que será cuestión de aplicar para que no me pase como con el inglés o con dejar de fumar.

Bon dia.


No hay comentarios: